dimecres, 17 d’octubre de 2012

CiU quiere aumentar la externalización en Parcs i Jardins de Barcelona

Unos 150 trabajadores se movilizan contra los planes del Gobierno municipal | Puigdollers quiere modificar los estatutos del ente y aprobarlos cuando logre una mayoría política favorable | Se irían amortizando plazas por jubilación, sin que haya despidos, y se delegarían servicios a entidades de inserción social

 https://mail-attachment.googleusercontent.com/attachment/u/0/?ui=2&ik=32b143f83c&view=att&th=13a6abf99b6dbec3&attid=0.1&disp=inline&safe=1&zw&saduie=AG9B_P-cW1hRbGnirafU9IvrTpna&sadet=1350483447045&sads=dGzVM-SZSLmuxXFT10c2vmT0DVA&sadssc=1

Barcelona. (EUROPA PRESS).- El Gobierno municipal de CiU en Barcelona ha desgranado este martes por boca del concejal de Medio Ambiente, Joan Puigdollers, sus planes de futuro para el Instituto Municipal de Parcs i Jardins, donde prevé aumentar la externalización de servicios, han explicado a Europa Press diversas fuentes sindicales y del consistorio.
Puigdollers, que preside el instituto, ha explicado los planes en el consejo de administración del organismo, que ha aprobado los Presupuestos para el 2013, lo que ha motivado una concentración de unos 150 empleados en contra de su privatización ante el Ayuntamiento, donde se ha celebrado el consejo. Según las fuentes consultadas, el concejal ha mostrado por primera vez en el consejo su intención de modificar los estatutos de Parcs i Jardins para hacer posible una externalización progresiva de parte de los servicios del instituto, cambio que llevará a los órganos de decisión del Ayuntamiento cuando tenga mayoría para ello.
Por el momento, y según las mismas fuentes, Puigdollers no contaría con los apoyos suficientes para esta modificación de estatutos, razón por la cual no la tira adelante, y que supondría que 111 empleados de la tecnoestructura de Parcs i Jardins pasen a ser trabajadores del Ayuntamiento que dependen de la Tenencia de Alcaldía de Hábitat Urbano. Además, implicaría no cubrir las bajas por jubilación e ir externalizando los trabajos que hacían estos empleados a empresas, preferentemente del tercer sector, dedicadas a la inserción de discapacitados, y en caso que no fuese posible se convocaría un concurso público.
Así, se irían amortizando plazas por jubilación, sin que haya despidos, de forma que en el 2021 el instituto contara con una plantilla de 543 empleados, tras haberse producido 241 jubilaciones desde este 2012 que no se cubrirían con empleados del organismo. Esta opción estaría en la línea de una de las que contemplaba un borrador de informe de la empresa Konsak Group sobre la posibilidad de privatizar el instituto, que presentaba tres opciones encaminadas a la privatización, aunque a distintas velocidades, y que el comité de empresa recibió el 14 de diciembre del año pasado.