dimecres, 6 de març de 2013

Nuevos estudios: Roundup lleva un compuesto más tóxico que el glifosato


Según un nuevo estudio, el herbicida más utilizado en el mundo contiene compuestos más tóxicos que los declarados hasta ahora.
Caen, 21 de febrero de 2013.- Según una nueva investigación publicada en una revista científica, Toxicología, Ropbin Mesnage, Bernay Benoît y el profesor Gilles-Eric Séralini, de la Universidad de Caen, Francia, han demostrado ( a partir de un nuevo estudio del herbicida Roundup) que el compuesto más tóxico no es el glifosato, que es la sustancia sobre la que más inciden las agencias de regulación, sino un compuesto que no siempre se muestra en la etiqueta, y que se designa por POE-15. Se emplearon métodos modernos a nivel celular ( en tres líneas celulares humanas) y espectometría de masas (estudio sobre la naturaleza de las moléculas). Esto permitió a los investigadores identificar y analizar los efectos de este compuesto.
Contexto: Se supone que el glifosato es el ingrediente activo del herbicida Roundup, el herbicida más utilizado en el mundo, y que está presente en numerosos herbicidas, tales que Roundup. Se han realizado pruebas de seguridad en mamíferos con objeto de evaluar los riesgos y determinar unas normas de regulación. Sin embargo, las formulaciones comerciales de estos herbicidas utilizan ingredientes añadidos ( los adyuvantes). Estos a menudo se consideran ingredientes confidenciales y se describen como inertes. Sin embargo, ayudan a estabilidad el compuesto químico glifosato y ayudan a penetrar en las plantas, del mismo modo que los detergentes corrosivos. Las formulaciones de los herbicidas, incluido Roundup, pueden afectar a todas las células vivas, especialmente a las células humanas. Este peligro se pasa por alto porque la Industria y las Agencias de Regulación los tratan como iguales en los estudios a largo plazo. La supuesta ausencia de toxicidad del glifosato sirve como base para la comercialización de Roundup. Las agencias ambientales y de salud, las empresas de plaguicidas, evalúan los efectos a largo plazo sobre los mamíferos pero sólo del glifosato, y no la formulación completa. Los detalles de estas evaluaciones para su regulación se mantienen celosamente guardados por empresas como Monsanto y las Agencias de Salud y Ambientales.
Conclusión y consecuencias: Este estudio demuestra que los herbicidas a base de glifosato son más tóxicos que el empleo únicamente del glifosato, explicándose por qué. Por lo tanto, las evaluaciones para su regulación, los niveles máximos autorizados en el medio ambiente, los alimentos y los piensos, son erróneas. Una bebida ( como el agua contaminada por residuos de Roundup) o un cultivo transgénico tolerante a Roundup ( como la soja o el maíz transgénicos) se mostraron como tóxicos en ratas alimentadas en una investigación realizada por el equipo del Profesor Séralini. Los investigadores también han publicado las respuestas a los críticos de este estudio. Esta nueva investigación explica y confirma los resultados científicos del estudio de alimentación en ratas. En general, se trata de un asunto de preocupación para la salud pública. En primer lugar, todas las autorizaciones de herbicidas semejantes a Roundup tienen que ser cuestionadas de forma urgente. En segundo lugar, las normas reguladoras de evaluación tienen que ser revisadas completamente. Se precisa una análisis transparente e independiente por parte de la comunidad científica. Las Agencias dan sus opiniones a los Gobiernos, y al igual que las empresas de plaguicidas han dado su visto bueno. Estos organismos se equivocan porque los estudios de evaluación realizados han sido muy laxos y gran parte de la información que poseen las empresas es confidencial, por lo que se debe llevar a cabo una evaluación completa y transparente. Aquellas evaluaciones no son ni neutrales ni independientes. Se debe, como primer paso, hacer público a través de Internet todos los datos de los estudios realizados para su aprobación comercial, y las opiniones positivas sobre el uso de Roundup y productos similares. Los datos toxicológicos de la Industria deben ser hechos públicos.
Los adyuvantes de la familia POE-15 ( amina de sebo polietoxilado) se han mostrado como muy tóxicos para las células humanas y deben ser regulados como tal. Las formulaciones completas deben ser utilizadas en los estudios de toxicidad a largo plazo y los resultados tenidos en cuenta en las evaluaciones para su regulación. El proceso de autorización regulatoria de pesticidas liberados al medio ambiente, que se venden en los centros comerciales y tiendas, debe ser revisado con urgencia. Además, dado que los adyuvantes son considerados como confidenciales en las formulaciones de plaguicidas, hemos de estar de acuerdo que estos descubrimientos de la toxicidad de los plaguicidas han sido muy subestimados.
Este estudio se llevó a cabo en la Universidad de Caen, con el apoyo estructural del CRIIGEN, de la Red Europea de Científicos por la Responsabilidad Social y Ambiental ( ENSSERwww.ensser.org)
Contacto: criigen@unicaen.fr , Teléfono +33 (0) 231565684 (Francia). http://www.criigen.org
——————————
Notas:
(1) Mesnage R., Bernay B., GE Séralini. (2013, en prensa). Adyuvantes etoxilados de herbicidas basados ​​en glifosato son principios activos de la toxicidad de la célula humana. Toxicologíahttp://dx.doi.org/10.1016/j.tox.2012.09.006
(2) Séralini GE, et al. (2012). Toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y Roundup-un maíz modificado genéticamente tolerante. Food and Chemical Toxicology 50 (11): 4221-4231.
(3) Séralini GE, et al. (2013). Las respuestas a los críticos: ¿Por qué hay una toxicidad a largo plazo debido a NK603 Roundup-maíz modificado genéticamente tolerante a un herbicida y Roundup. Food and Chemical Toxicology

Los adyuvantes etoxilados presentes en herbicidas basados en glifosato son tóxicos para las células humanas.
Toxicidad, 2013 (en prensa)




Resumen
Los pesticidas se usan siempre en formulaciones en las que junto al principio activo aparecen adyuvantes. El glifosato, el ingrediente activo del pesticida más utilizado en el mundo, es un herbicida que actúa de forma específica en el metabolismo de la planta. Sus adyuvantes se consideran muy a menudo como diluyentes inertes. Puesto que los efectos secundarios de todos estos compuestos ha sido ampliamente difundido, se estudiaron los posibles efectos tóxicos en las células humanas a base de nueve formulaciones de glifosato. Se detallan sus composiciones y toxicidad, utilizándose como control el principal adyuvante ( amina de sebo polietoxilado POE-15), solamente glifosato y otras formulaciones sin glifosato. Se realizó a las 24 horas después de la exposición a líneas celulares hepáticas (HepG2), embrionarias (HEEK293) y de la placenta (JEG3). Se midió la actividad mitocondrial, la degradación de la membrana y la actividad de las caspasas 3 y 7. La composición de los adyuvantes se realizó mediante espectometría de masas. Se demuestra que todas las formulaciones son más tóxicas que el glifosato y separadas en tres grupos de formulaciones de acuerdo con su concentraciones en adyuvantes etoxilados.
Entre ellos se encuentra el POE-15, que parece ser claramente el más tóxico en las células humanas, incluso si no se excluyen otros. Ya empiezan a ser tóxicos para la respiración celular y la integridad de las membranas a concentraciones de 1 a 3 ppm, en dosis ambiental/ ocupacional. Demostramos además que el POE-15 induce necrosis cuando se produce primero el proceso de formación de las micelas, por contraste con el glifosato, que es conocido por producir alteraciones endocrinas después de penetrar en las células. Estos resultados en su conjunto desafían lo establecido en los valores de referencia, tales como la ingesta diaria de glifosato, pues en los estudios realizados a largo plazo se utilizó solamente glifosato. Como los pesticidas se utilizan siempre con adyuvantes, puede modificarse su toxicidad, de ahí la necesidad evaluar sus formulaciones al completo. Esto desafía la noción de principio activo en los plaguicidas para especies no objetivo.