dimarts, 2 de juliol de 2013

La Síndica de Greuges de Barcelona certifica el chantaje de la Dirección de Parcs i Jardins


En agosto de 2012 ante el agravio comparativo que ejercía la dirección del Institut a la hora de efectuar las jubilaciones parciales, que por un lado reconocía el derecho y realizaba las jubilaciones parciales a los trabajadores del colegio de técnicos, mientras se negaba el mismo derecho a la jubilación parcial a l@s trabajador@s de oficios, se puso una demanda en la Síndica de Greuges de Barcelona por la discriminación y arbitrariedad que sufren una parte de los trabajadores de la plantilla de Parcs i Jardins
El pasado 17 de junio recibimos respuesta de la Síndica de Greuges de Barcelona al conflicto planteado por la sección sindical de la CGT ante los abusos de poder y la discriminación que se estaba dando con las jubilaciones parciales en el I.M. de Parcs i Jardins de Barcelona. 
La respuesta da toda la razón a la CGT y reconoce que la Dirección del Instituto vulneró la legalidad:                                                  
«Després d’estudiar detingudament la vostra queixa, i d’analitzar els fets i la normativa aplicable, he decidit estimar-la, es a dir, considero que l’Institut Municipal de Parcs i Jardins no ha aplicat acuradament les disposicions legals vigents en matèria de jubilacions parcials per al personal laboral que té adscrit.»
Y tras explicar en 7 folios los motivos por los que estima nuestra queja dice:  
«...he recomanat a l’Institut Municipal de Parcs i Jardins que atengui les peticions de jubilacions parcials dels treballadors que resten en espera, sempre que reuneixin els requisits legals per acollir-s’hi, i que formalitzi els contractes de relleu segons la Borsa de Peons o una altra d’anàloga que estigui en vigor.»
No se le escapa a nadie que la respuesta de la Síndica llega un poco tarde, todo ello a causa del retraso reiterado (a conciencia) en la entrega de la documentación que la Síndica solicitó en varias ocasiones a la Dirección de Recursos Humanos de Parcs i Jardins. Reconoce de esta manera que la denuncia de la CGT ante el chantaje de la empresa en la negociación de convenio no era descabellada y que respondía a una estrategia ilegal y premeditada. Y aunque la respuesta de la Síndica llega tarde y después de la firma de un acuerdo marcado por los despidos de relevistas y la retención de jubilables muestran el talante de una dirección para la cual todo vale aunque sea ilegal con tal de imponer sus intereses.
Es  a causa de la presión ejercida mediante este chantaje que la dirección consiguió un acuerdo de convenio que  vació de contenido todo lo referente a las garantías del servicio público, que reduce la plantilla y consolida la pérdida de poder adquisitivo.
La dirección del Institut no tuvo ningún reparo en despedir a 14 compañer@s de Parcs i Jardins que quedaron de patitas en la calle injustamente (algunos durante año y medio) y en negar la posibilidad de jubilación parcial a un@s veintitant@s trabajador@s para imponer sus objetivos.