dilluns, 4 de juny de 2012

¿CUÁNTO CUESTA MATAR A UN BANQUERO?

Como no quiero que algunos piensen que esta reflexión esta politizada, voy a omitir hacer referencias a Dívar y esa cosa llamada CGPJ. Tampoco hablaré sobre el Juez Garzón. Al hablar de justicia justiciera no quiero hacer alusión al imprescindible post de El Teleoperador, llamado "Señoría" (http://elteleoperador.blogspot.com.es/2012/04/senoria.html) que explicaba cómo, a veces, determinadas conductas de Jueces y Fiscales vienen a ser recurrentes frente a determinados colectivos. Si no lo habéis leído, no dejéis de hacerlo.

Quiero presentar unos datos, para que cada cual, desde el prisma ideológico que tenga, valore en qué clase de sociedad vivimos, en qué se está convirtiendo, y qué clase de justicia y bajo qué criterios opera al respecto. Valgan estos ejemplos: 
  • En Murcia, un tipo violó y asesinó a una niña de trece años en el año 2001. Fue condenado a 7 años. Tras salir, en 2008 asesinó a una prostituta, y fue condenado a 20 años. Además, le añadieron recientemente otros 12 años por una nueva violación. Total, dos asesinatos y tres violaciones = 39 años. 
  • Viajamos a Oslo y a la matanza de Utoya. Breivik, el tarado neonazi, asesina a 77 personas en julio de 2011. El Fiscal le solicita 21 años de prisión, revisables en periodos de cinco años.
¿Por qué cuento esto? Ahora se me entenderá mejor. El pasado 29 de marzo se hizo en España una Huelga General. Durante las protestas en diferentes lugares, se realiza un acto simbólico de protesta frente a la Bolsa de Barcelona. Algunos de los participantes acuden encapuchados. Otros no. Uno de estos actos lo lleva a cabo Laura Gómez, que pertenece al Sindicato CGT. Consiste en quemar una caja de cartón con dinero de mentira dentro. 

Llibertat Laura GómezEl Director de la Bolsa de Barcelona interpone una denuncia. Usando las grabaciones de las cámaras de seguridad, se identifica a Laura. Pasados unos días, se la detiene e ingresa en Prisión Preventiva, algo que se justifica por la posibilidad de reincidencia o fuga. Laura tiene 46 años, un domicilio estable y un empleo estable. 

Pasados 23 días, el Juzgado decreta su puesta en libertad bajo fianza de 6.000 Euros.

En estos días, el Fiscal ha realizado su escrito de acusación. Por los hechos descritos, se le acusa de Desórdenes Públicos, Incendio, Coacciones, Daños y Delito contra los Derechos de los Trabajadores, y se piden 36 AÑOS de cárcel, según ha informado CGT Catalunya (podéis leer la noticia aquí: http://www.llibertat.cat/2012/05/laura-gomez-em-van-detenir-perque-soc-afiliada-a-la-cgt-18053).

Ya sé que algunos de los casos descritos más arriba se refieren a sentencias judiciales y no a escritos de acusación. Tal vez el Juez los rebaje, pero lo único que está garantizado es que no podrán ser más de 36. 

¿Por qué se hace esto? Yo lo tengo claro. Lo que me gustaría es que todas esas respuestas las facilitaran quienes confían en el Gobierno de Catalunya, en su Justicia, en  Felip Puig (un individuo con nombre de cerdito rosa de CLAN TV que parece haber regresado de los años de la Rosa de Foc). Que ellos expliquen por qué quemar un cartón en una jornada de protestas puede ocasionarle a uno 36 años de cárcel en España, mientras que matar a dos personas y violar a tres cuesta 39 años, o matar a tu propia madre cuesta 19 años. 

Por descontado, desde este Blog se transmite todo el apoyo y solidaridad a Laura, y se exige la condena quede en lo que dice el sentido común: NADA.

Con estas medidas algunos consiguen que otros echen cuentas. Por ejemplo, ¿Cuánto cuesta matar a un banquero? La cosa puede ponerse fea.